Prueba
Fútbol

Chivas liga su tercera victoria al hilo y entra a zona de liguilla

«La casualidad nos da casi siempre lo que nunca se nos hubiese ocurrido pedir». Dijo alguna vez el historiador francés Alphonse de Lamartine. Tal parece que dicho axioma fue hecho a la medida para la reciente situación que vive el Rebaño Sagrado en la Liga MX; sin embargo, creo fielmente que aquello a lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido, la cábala.

Como si se tratase de una  historia de epopeya, Matías Almeyda llegó a la perla de occidente en el peor momento para los rojiblancos. Comunicaciones tergiversadas en el vestidor, las ya conocidas malas formas del dueño del equipo, un grupo que respaldaba a Jose Manuel de la Torre y desaprobaba su despido, una afición melancólica por el último técnico que nos dio un campeonato y una prensa escéptica; fueron las cartas de bienvenida para el nacido en Azul, Argentina.

Cuatro juegos bastaron -tres de Liga y uno de Copa- para que «El pelado» reivindicara las aspiraciones de la nación Chiva. Su marca perfecta, cuenta con la notoria peculiaridad de haber igualado el mismo marcador en cada uno de sus enfrentamientos. 2-1 es la nueva lada para marcar a Guadalajara.

A pesar de que el día de ayer el conjunto de «La pandilla» se puso al frente del marcador al minuto 4, la zaga rojiblanca, con las modificaciones de Pereira se comportó de forma ordenada (salvo en dos ocasiones que Funes Mori no pudo ampliar el marcador).

Ante esto, el de siempre, el hombre histórico del Guadalajara igualó los cartones tras un testarazo (especialidad de la casa) que Orozco recogió del fondo de sus redes.

En el segundo tiempo un juego de ida y vuelta robaba los alaridos a los asistentes y a los tele-espectadores.

Minuto 82, Raúl López desborda por el centro del campo, tras una pared, prende el balón afuera del área y anota el segundo gol, el de la victoria.

“Es muy difícil analizar un partido cuando las pulsaciones aún no han bajado y vemos todo positivo. En cada partido hay detalles buenos y malos, los malos son para corregir y los buenos para re-asegurarlos” fueron las palabras del timonel al finalizar el encuentro.

En tan sólo 3 jornadas el Guadalajara escaló 8 posiciones para situarse en puestos de Liguilla.

Si bien es cierto que no hay que «echar las campanas al vuelo» también lo es que la alegría de comenzar a ganar está latente.

(foto de ESPN)

COMENTARIOS!

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top